Pocho, los que van a morir te saludan, o algo así era…

El amor cura.
Y sino, mirate.
El amor daña.
Y sino mirame.
Y viceversa, salame.

Estar enamorado es una enfermedad venérea de la cual, cuando te curas duele y lo queres de nuevo. Es adictivo. Es droga. A nivel químico, el muy sorete, funciona casi igual que cuando te drogas, o cuando estás alcoholizado.

El amor dura poco si lo comparamos con lo que puede llegar a vivir un árbol, pero un minuto enamorado es un universo de segundos.

Evolucionamos a partir de problemas que resolvemos, de muros que derribamos, de montañas que cruzamos, de tiros que esquivamos y de cuchilladas que nos damos.

Vengan de a uno o todos juntos, vengan recuerdos y vení vos también “Un día como hoy de facebook” y la concha bien de tu madre, haceme mal, revolveme bastante las heridas cerradas y las tripas, desgarrame por dentro un poco más, haceme un poco más rebelde, hacé que me ría más de mí mismo y de mis desgracias. Tratá de suicidarme más veces. Rompeme. Porque cuando me vuelva a armar voy a ser mejor. Porque como dice la Pastilla: lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado.

De a poco, el pibe que fui, vuelve. La sonrisa, esa que es tan ámplia que además muestra los colmillos, es mi bandera hoy de vuelta.

Dá una mano, abrazá fuerte, mirá a los ojos, reite, queré al mundo, cerrá los ojos, no te des por vencido nunca y confiá en vos. La locura es tuya. Demostrá que no tienen razón y que vos tampoco, porque tener razón nunca importó, lo que importó fue crecer.

No me sofoques, me voy a la taberna, a drogarme, mamarme o enamorarme.

¿Por qué existe esto?

Escribo porque es gratis. Porque puedo. Porque estoy vivo. Porque no estoy muerto. Porque necesito un lugar donde ir a leer lo que pienso cuando ya dejé de pensarlo. Porque el Estado uruguayo invirtió en que exista la escuela pública en la que me enseñaron a escribir. Porque calma. Porque tengo cosas que contar. Porque me gusta. Porque no tengo algo mejor que hacer. Porque tengo teclado. Porque sé la diferencia entre vaca, baca y baka. Porque soy un imbécil. Porque me gusta escribir algunas palabras. Porque es un reto. Porque me gusta escribir como hablo. Porque me gusta leer lo que la gente escribe. Porque sana. Porque duele. Porque llueve. Porque está soleado. Porque es de noche. Porque es de día. Porque la Tierra es plana. Porque la Tierra es cónica. Porque el Sol se va a apagar. Porque tu viejo es zapatero. Porque compramos cargadores externos de celulares para cargar una batería más Pequeña que el cargador mismo. Porque me gusta ponerle tilde a las palabras esdrújulas. Porque márketing llevaría tilde. Porque Frodo perdió el dedo. Porque Kvothe sabe pronunciar el nombre del viento. Porque vuelvan los hijos a la Tierra. Porque existe la magia. Porque dejo mensajes ocultos en todo lo que escribo. Porque sabemos todo, pero no nos acordamos. Porque soy un triángulo que mira parriba. Porque el viento aviva el fuego. Porque estamos hechos de momentos. Porque estamos rellenos de sentimientos. Porque somos las desiciones que tomamos. Porque no mido las consecuencias de todos mis actos. Porque mido al detalle las consecuencias de mis actos. Porque tengo sueño. Porque no puedo dormir. Porque escucho música. Porque decimos que destruimos el planeta pero en realidad estamos destruyendo al ser humano. Porque soy positivo. Porque tengo suerte. Porque soy positivo porque tengo suerte. Porque me gusta el caos. Porque es una escalera. Porque el orden de los factores no altera el producto. Porque los aviones vuelan. Porque los submarinos nadan. Porque los submarinos y los aviones están hechos con los mismos materiales.

Vos. ¿Por qué lees esto? Dejalo en los comentarios.